Aire

La fachada de las nuevas instalaciones, LOS  JOAQUINES, consta de ventanas que ocupan desde la base del suelo hasta techo (mas de 5m), con lo que se consiguen renovaciones de aire de forma natural, característica propia de la tradición chacinera y que se está perdiendo con los secaderos puramente artificiales. Se basa en aprovechar al máximo las condiciones de la naturaleza, el aire y los ritmos naturales del clima. No obstante la empresa se encuentra en una situación estratégica (a 906 m de altitud sobre el nivel del mar) que nos permite contar con una climatología idónea de inviernos largos, fríos y secos, y de veranos calurosos que favorecen la maduración y conservación de jamones y embutidos. “El jamón que respira”

Además la fachada es inclinando evitando la luz directa al producto.